Con un guiño a Chile incluido: así se organizan los punkis birmanos en la primera línea contra la represión militar golpista

Comparte este artículo:

Al menos 500 personas han muerto desde el golpe de Estado del pasado 1 de febrero en el país asiático. Acá te contamos cómo están resistiendo los punks locales contra la violencia policial.

Por equipo Chilepunk.cl / contacto@chilepunk.cl

Para muchos de nosotrxs, Myanmar -o Birmania- es apenas el nombre de un país exótico. Algunxs, ni siquiera saben de su existencia. De vez en cuando, como un ruido lejano, aparece en algún breve informativo de la televisión con muy poco contexto, explicando que algún caudillo arriba de un tanque se tomó el poder por las armas. Pero no más que eso.

Pongamos las cosas en contexto: Birmania, también conocida por su nombre oficial República de la Unión de Myanmar, es un país del sudeste asiático con una población de 58 millones de habitantes. Un país relativamente pobre y convulsionado por el colonialismo imperialista (fueron colonia británica hasta 1948), por guerras civiles y por una cadena de golpes de estado que han torpedeado sistemáticamente los frágiles intentos democráticos.

Ese contexto político y social explica, en buena medida, la proliferación de bandas de rock contestatarias de diferentes corrientes musicales en Birmania. El punk, por supuesto, a la cabeza con grupos como The Rebel Riot, Kultureshock, The Outcast y The Slingshot, por nombrar algunos. Un fenómeno que ha sido ampliamente documentado en distintos reportajes y documentales que dan vueltas por la red.

Lo interesante comienza ahora. Hasta el pasado 1 de febrero, cuando ocurrió el último golpe de estado, la población civil siempre vio con recelo a lxs punks. Incluso hubo algunas golpizas contra ellos en las calles. La ropa rara, los peinados difíciles de descifrar y la música estridente, causaban extrañeza y discriminación en Birmania. Sin embargo, las cosas están empezando a cambiar.

Lxs punks -organizadxs- han marchado codo a codo con el resto de lxs birmanxs exigiendo el fin de la represión, la liberación de lxs presxs políticos (alrededor de dos mil) y la restitución de la democracia (cualquier parecido con un largo y angosto país latinoamericano, es sólo coincidencia). Varios han resultado heridos y a la fecha, se cuentan aproximadamente 500 muertos debido a la represión policial y militar.

(Si quieres entender más sobre lo que ocurre en este país, te recomendamos este artículo que explica bien la situación).

Pero la información es difusa. Los golpistas cortaron Internet en todo el país y la población está aislada. Algunxs, sin embargo, se las arreglan para romper el cerco informativo. Como lxs punks de The Rebel Riot, una banda oriunda de Yangon (o “Rangún” en español), la ciudad más grande de Birmania, con más de 5 millones de personas y con una escena muy activa. El pasado 5 de marzo lograron publicar en Youtube un tema que habla de la represión de la dictadura, bajo la famosa consigna: A.C.A.B y que rebela algunas imágenes brutales de la represión.

Escenas que a nivel local nos traen a la memoria algunos de los momentos más funestos de la violencia policial desatada por el desgobierno de Piñera tras las revueltas del estallido social de octubre ’19.

El blog “La historia se hace de noche”, cita a The Rebel Riots:

“Nosotros, Rebel Riot estamos furiosos con la actual injusticia y brutalidad de la policía hacia los manifestantes pacíficos. Estamos protestando de todas las formas posibles en terreno. También con nuestra creatividad, a través de la música con nuestro video musical ACAB. Este video no es simplemente una canción. Estamos retratando su violencia a través de este video. Esperamos que nuestro video musical ayude en parte a esta revolución

“Cacerolazo” al estilo chileno en Birmania

Hace unos días, el sitio Myanmarmix.com, portal informativo y promocional sobre el país asiático, publicó un breve artículo explicando cómo diferentes bandas punks locales -y otras internacionales- se han unido para formar un colectivo que visibilice la lucha por la libertad en Birmania. Y lo hacen bajo el nombre de “Cacerolazo”, palabra de origen hispano y que, según explican en el sitio, es tomado de la protesta con cacerolas que “fue popularizado en Chile”.

Así, el colectivo “Cacerolazo” lanzó una canción titulada “The night will be not silenced” (“La noche no será silenciada”) y que se erige como un tributo a los manifestantes y los caídos frente a la dictadura.

La canción, explican en Myanmarmix.com, “rinde tributo a las personas que han sido asesinadas por las fuerzas de seguridad desde el golpe y aquellos que han caído en las luchas anteriores a favor de la democracia de Myanmar contra el ejército”.

Un miembro de “Cacerolazo” que prefirió mantenerse en el anonimato, explicó a Myanmarmix.com que “la voracidad con la que la gente golpea sus cucharas de madera contra sus ollas y sartenes abollados y deformados, es un recordatorio diario de la solidaridad de la gente contra este régimen (…) Hemos unido a personas de toda la comunidad punk de Yangon para escribir y grabar nuestro propio estruendo”.

A continuación, dejamos para ustedes el video del tema en cuestión. También, se puede descargar en este link.

“Comida y no bombas”

Otra iniciativa notable es la del colectivo “FoodNotBombs” (“Comida y no bombas”). Se trata de un grupo internacional y actualmente, su facción de Birmania, encabezada por varios jóvenes punks, entre ellos el vocalista del grupo Outcast, se ha sumado a las movilizaciones y apoyan a la comunidad. De acuerdo a lo que explican en su página en Facebook, “no somos la típica organización de caridad. No estamos vinculados a ninguna religión porque nuestro foco está en el humanismo. Nos guía el principio de que la humanidad compartida es revolucionaria. Somos anti guerra, y nos inclinamos por ideas verdes anticapitalistas que promueven el bienestar y el acceso equitativo a los recursos para toda la sociedad. Entonces, siempre que tenemos la oportunidad de comprar comida o cualquier artículo para donaciones, no compramos en supermercados y centros comerciales que apuntan a las clases medias y altas, sino siempre a los vendedores ambulantes“.

Fuente: Facebook “Food Not Bombs – Myanmar”

El vocalista de la banda Outcast, apodado Japan Gyi, conversó con el blog “La historia se hace de noche”. Él es voluntario activo de Food not Bombs. Tiene 24 años y explica que desde el 1 de febrero, cuando ocurrió el golpe, la gente comenzó a protestar. Primero, de forma pacífica. “Después de un tiempo, han reprimido violentamente la protesta arrestando, golpeando y matando a personas. Las muertes de manifestantes se han incrementado día a día. A pesar de la violencia causada por la junta de gobierno, la gente no ha detenido la protesta y sigue manifestándose de todas las formas posibles”.

Quienes deseen hacer un aporte económico a la resistencia de Birmania, a través de distintas organizaciones, pueden visitar el sitio www.isupportmyanmar.com

Comparte este artículo:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *