Cristóbal González: “Los Prisioneros fueron fundamentales en el desarrollo del ska en Chile”

Comparte este artículo:

Jamaica, Jorge Gónzález, The Ramblers y Danny Chilean. ¿Qué carajo tienen en común? Cristóbal González, autor del libro “Un paso adelante” ató los hilos sueltos en esta imperdible entrevista con Chilepunk.cl.


Por Paulo Gálvez S. / paulo@chilepunk.cl

El ska es, por sobre todas las cosas, compromiso, mística y ética. O al menos eso es el ska chileno en palabras de Cristóbal González. Hace unos días, el ex baterista y MC Santo Barrio, una de las bandas más legendarias de la escena ska de los 90s y 2000s, presentó a través de la editorial Santiago Ander su nuevo trabajo literario. Se trata del libro “Un paso adelante: una cronología del ska en Chile”. Título sugerente que trae a la cabeza de inmediato el inolvidable “One Step Beyond” de Madness.

Se trata de un trabajo pionero porque recoge algunos de los episodios clave de un género musical que hasta ahora no había sido abordado en profundidad en Chile, aunque tiene mucho que aportar a la escena musical criolla. “Escribir y hacer un libro toma tiempo y requiere esfuerzo. Como autor de libros musicales, cuando levanto proyectos de escritura, me interesa rescatar y relevar hitos o escenas que considero interesantes pero que quizás no han sido tan visibilizadas, historias que considero valioso consignar, rescatar, ponderar”, confiesa de entrada el autor, mientras ajusta detalles para el lanzamiento oficial del libro el próximo 21 de mayo a partir de las 21 horas en el Bar Cuento Corto (República 398) en un evento que tendrá música en vivo.

Es por esto que en Chilepunk.cl quisimos conversar con Cristóbal y, aprovechando su investigación resolver algunas dudas existenciales que teníamos hace tiempo sobre el origen del ska.

Cristóbal, en tu opinión: ¿cuál vendría siendo el consenso en el que podría definirse un punto fundacional en Chile?

Personalmente creo que los acercamientos al ska de Danny Chilean o Las Monedas en los 60s son antecedentes, pero no hitos  fundacionales. Creo que fue más relevante el hecho de Los Prisioneros incluyendo dos temas Ska en su disco debut. Ellos sabían el estilo que estaban tocando, a Jorge le gustaban los Specials y Madness. Y esas canciones ( “Sexo”, “Nunca quedas mal con nadie”, luego “Porque no se van” y “Maldito sudaca”), nos acercaron a todos al ska. Lo de Los Prisioneros en ese sentido fue, creo, más trascendental. Y luego, el debut de Santiago Rebelde en 1989, cuando por primera vez tuvimos una banda 100% ska.

– Hace poco estaba escuchando un disco de The Ramblers noté que canciones como “Soledad” o “Que lolita”, tanto por su sección vientos y ritmo acelerado, suenan como a Big band Ska y eso que estamos hablando de un disco de los 60s en Chile. ¿Será esta una casualidad tipo “Los Saicos” con el punk en Perú o se trata netamente de la influencia jazz y Rock ‘n Roll?

-Lolo Mario, que escribió en el libro, comenta algo similar sobre Los Ramblers. Habría que preguntarles a ellos, pero es posible que ellos hayan tenido alguna influencia del ska jamaiquino. Como mencionaba recién, hubo artistas chilenos que grabaron temas ska jamaiquinos como Danny Chilean y Las Monedas. Así que es posible que Los Ramblers también hayan tenido algo de esa influencia. Serían en ese sentido una “proto-referencia”, y bueno, de algún modo lo son, de hecho Los Ramblers han sido versionados por bandas ska como Stgo Downbeat beat. Es posible que Los blue splendor también tuvieran algo de esa influencia… sería bueno corroborarlo. Pero creo que es posible, yo los he visto en vivo y en sus shows los Blue Splendor a momentos parecen una orquesta antigua de ska, y de hecho Sonora de Llegar los versionó.

– El primer disco de Santo Barrio, Tumbao Rebelde, para mí fue un disco de inflexión del género en Chile. Se comenzó a vislumbrar la fusión del género con ritmos latinos, cosa que probablemente en esos años no era tan común y sentía que era algo que se cuestionaba un poco. ¿Crees que fueron pioneros en esa fusión?

Juanito Ayala me dijo una vez que de la escena ska de los 90, Santiago Rebelde representaba lo punk; Sandino Rockers, la mística del Che Guevara; y nosotros, Santo Barrio, un bongóe, o sea, lo latino. Efectivamente con Santo Barrio aportamos ese elemento que tal vez que no estaba tan presente, y de ese modo, aportamos y enriquecimos el espectro musical del movimiento. Hubo cuestionamientos por parte de gente más purista y también hubo cuestionamientos porque estuvimos en un sello grande, entre otras cosas. Pero siempre tratamos de ser fieles a nuestro impulso musical y coherentes en los actos con nuestro discurso, y pienso que eso, en general era valorado, finalmente la mayoría de la gente en general nos recibió con mucho cariño siempre. Y claro, con el tiempo se comprendió mejor, transversalmente, el valor de rescatar e integrar esos elementos latinos , elementos que luego fueron integrados por muchos otros grupos, no sólo ska, cómo Cholomandinga. Aunque más que precursores yo diría que seguimos un camino iniciado por otros artistas chilenos mayores que nosotros cuyas propuestas tenían también esa mirada regional, que valoraban la esencia Afro latina, gente como De Kiruza o Joe Vasconcellos. Santo Barrio tenía un espíritu ska pero fundió varias escuelas: el punk, lo jamaiquino, lo Afro, así como también el rap. Éramos eso, un grupo de ska latino o mestizo. 

Siempre hablando del desarrollo del ska en Chile, ¿qué podría hermanarnos o diferenciarnos de otros países latinos?

– Lo que puede diferenciarnos es el rescate de repertorio, memoria, lenguaje e instrumentación local. Por ejemplo que Santiago Downbeat versione a Huambaly o Ramblers, es interesante, porque son referentes nuestros, de acá. Que Manifiesto versione a Pato Manns o a Víctor Jara, que Santo Barrio versione a Inti Illimani, eso es muy valioso, eso nos permite ir al exterior y saber que tenemos una historia que contar. Integrar lenguaje, ritmos e instrumentos nuestros, del norte, o del universo mapuche es valioso también. Cómo lo hace Sandino Rockers. En lenguaje hay cosas muy buenas, pero hay que trabajar más, la gran referencia identitaria es Redolés.

Para ir cerrando un espacio para que te dirijas a quienes lean esta entrevista…

Un saludo para ustedes, Chilepunk.cl. Muchas gracias por la entrevista, por el espacio, para difundir este libro que hemos hecho con cariño para toda la comunidad y la gente que le interesa saber sobre las bandas y la historia del movimiento ska. Saludos a los grupos, a los músicos, a todos los seguidores, a toda la gente que difunde a través de este tipo de plataforma. Muchas gracias por mantener la escena viva y vigente. Muchas gracias ojalá que les guste el libro, que lo disfruten. Que sea un aporte valioso a la preservación de esta memoria que nos vincula a todos.

Comparte este artículo:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.