A 10 años del alzamiento de Aysén: Adokines prepara disco conceptual que recoge el espíritu de la movilización social

Comparte este artículo:

“Australis disconforme” es el título del nuevo trabajo de la banda aisenina y que retoma el eslogan “tu problema es mi problema”, que movilizó a toda una región contra el abandono del Estado.


Por Felipe Gómez G. / felipe@chilepunk.cl

Hace casi 10 años la Región de Aysén, en un movimiento social sin precedentes en Chile, se levantó exigiendo condiciones dignas para vivir y cuestionando la hegemonía que Santiago le impone a las zonas más extremas del país.

Primero fue un grupo de pescadores artesanales que tomó el puente Presidente Ibáñez en Puerto Aysén, demandando una rebaja del impuesto específico a los combustibles y que encarece la vida en la zona, casi un 40% más que en el resto del país. Luego, las movilizaciones se comenzaron a suceder en la Región de Aysén. (A quienes les interese: recomendamos el documental “La Batalla de Aysén”).

La represión del Gobierno, el primero de Sebastián Piraña, llegó rápidamente. El GOPE movilizó pacos de otras zonas del país para intensificar la violencia contra los manifestantes. Violencia que marcó un triste precedente al disparar perdigones directo a los manifestantes, algunos de los cuales perdieron la vista.

En total, fueron 40 días de movilizaciones que tuvieron ecos de solidaridad por todo el país. Al final el mal Gobierno se comprometió a subsanar el abandono de la zona. Como siempre, muchas de las promesas no se cumplieron y otras quedaron a la mitad.

Este proceso pasó a la posteridad como el Movimiento Social de Aysén. Eventos que por ese entonces, no dejaron indiferentes a quienes serían más tarde los miembros de Adokines.

El nuevo proyecto musical de la banda se basa en esto: el disco “Australis Disconforme” que saldrá a la luz a principios de 2022. Se trata de un álbum que conmemora la primera década del levantamiento de la región y que, al mismo tiempo, recoge la contingencia política derivada del Estallido Social del 18-O y las penurias que provoca la pandemia.

Tal como lo define la banda, se trata de un disco conceptual y que, aunque pasará por el humor y la ironía que caracteriza a Adokines, esta vez se adentrará más en la crítica social.

¿Qué evaluación hacen de este disco y cómo podrían compararlo con sus trabajos anteriores? El arte del disco, hecho por Cristian Bustamante, entrega varias pistas…

Sí, el arte nos señala directamente el Movimiento Social por Aysén del verano del 2012 y ese es el punto de inicio, desde ahí en adelante se han masificado los problemas sociales, tanto en Chile, como en Latinoamérica y el mundo. Este trabajo es distinto a lo que hemos realizado anteriormente. Tanto en la ejecución, la modalidad de grabación, la temática de las canciones y todo el desarrollo que ha llevado. El proyecto Australis disconforme, comenzó a formarse desde el 2020. Hay canciones con un enfoque distinto debido a las circunstancias de la época, como el estallido social o toda la repercusión de la pandemia. Decidimos tomar ideas de descontento social desde un punto de vista regionalista hacia el exterior. En otras palabras, estamos mostrando cómo nos sentimos con distintos aspectos de la sociedad actual.

¿Cuáles son las temáticas que se abordan en las canciones?

Hay canciones con críticas directas de situaciones y otras que están disfrazadas entre sarcasmos e irreverencia, tirando hasta un sentido cómico, pero que tienen un mensaje hacía algunas situaciones que ocurren a diario, de esta forma se mantienen algunos aspectos de la banda. Por ejemplo, hay un tema que se llama “Resaca Social” que presenta situaciones cotidianas que pueden ser cómicas, pero comparadas con otras situaciones cotidianas como la injusticia o corrupción, nos genera el mismo efecto de la caña, pero sin disfrutarlo como cuando se destapa una Pilsen.

¿Musicalmente, con qué nos vamos a encontrar?

Respecto al sonido y canciones, se presentará un sonido distinto de Adokines, quizás un poco más violento, riffs más complejos y nuevas variaciones en el sonido, que nos recuerda el buen punk rock y el hardcore punk.


¿Cómo vivieron ustedes las movilizaciones sociales de Aysén y qué les quedó desde ese tiempo?

Lamentablemente en ese tiempo no existía Adokines, pero fue una época bien caótica para lo que estábamos acostumbrados. Los pescadores artesanales se tomaban el puente, que es la ruta de acceso principal y uno tiene esos recuerdos de niñez y adolescencia. Pasaron varios años sin protestas, hasta que estalló esto. Nos dimos cuenta que prácticamente toda la región estaba apoyando el movimiento. Había barricadas en las esquinas, la gente unida batallando contra los pacos. Fue tanto así que no dieron abasto, tuvieron que retirarse y traer más contingente. Aun así se siguió luchando, viendo gente perder su vista, otras personas fueron imputadas y uno ahí mismo, dando el aguante.


¿Qué cambió en la zona después del levantamiento de Aysén?

Este movimiento tenía varias demandas. Algunas se cumplieron, como la creación de la Universidad de Aysén en la ciudad de Coyhaique y actualmente se aprobó la construcción de un Centro de Formación Técnica en Puerto Aysén. Ese mismo año (2012) se rechazó finalmente el mega proyecto de HidroAysén que antes llevaba años de manifestaciones en repudio. Se efectuó la construcción de un hospital para Puerto Aysén, que es bastante moderno, pero no tiene el personal necesario y puedes pasar todo el día en la urgencia esperando por atención. Se pidieron rebajas en los costos de alimentos y petróleo, además de fortalecimiento a los empresarios pesqueros, pero algunas situaciones quedan solo en palabras. Uno observa la vida actualmente y sigue siendo caro y peor aun, sometidos en la pandemia.

Ustedes son un claro ejemplo de cómo hacer rock desde regiones. Descentralizando la escena desde la parte más austral del país. ¿Qué consejo podrían darle a bandas nuevas o cabrxs que recién se están juntando a tocar?

Sí, hay mucho esfuerzo en lo que hacemos. Todo lo que hacemos es autogestionado, utilizando nuestros tiempos, dedicándole espacio al proyecto Adokines. Eso implica moverse por todos los rincones para mostrar lo que nos gusta hacer. Un buen consejo es nunca darse por vencido, quizás las cosas no salgan como quieren desde un principio, pero cada proceso tiene algo especial y siempre va a existir alguien que los escuche y los ayude a mejorar. Hay que ensayar bastante y hay que darle la importancia que merece: es su producto y hay que mostrarlo adecuadamente.

Para cerrar, acá les dejamos un espacio para que digan lo que quieran…

Primero, agradecer a los amigos de Chilepunk.cl por el espacio para desahogarse un rato y toda la buena vibra entregada desde las redes sociales. Que la gente siga luchando por sus ideales, que si ven dificultades las manifiesten y que todos y todas somos participantes de esta sociedad, por lo tanto, uniéndonos podemos lograr mejoras sustanciales. Por otro lado, escuchen Adokines, pueden descargar gratuitamente nuestra música en portaldisc.cl o en cfadiscos.cl, además de encontrarnos en todas las plataformas de streaming. Si quieren saber más de nosotros visiten nuestra página web adokines.com. Un abrazo a cada uno de ustedes. Nos vemos pronto. 

Comparte este artículo:

1 Comment

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.