En primera persona: la historia detrás del mítico disco “Tenemos punk rock” de Pegotes

Comparte este artículo:
Pegotes

Paulo Bravo, narra la trastienda de uno de sus álbumes más legendarios, a 20 años de su lanzamiento y que 30 de diciembre a las 21 horas tocarán en vivo a través de streaming


Por Paulo Pegote / contacto@chilepunk.cl

Cuando hablamos del Tenemos punk rock hablamos de una transición que tuvimos como banda. Partimos como todas, tocando para los amigos, en la casa, en el barrio. Estaba esa chispa inicial que es súper sencilla y cargada de inexperiencia en este camino incierto a cagar, lleno de honestidad pero también sin proyección.

Nuestro primer cassette no había sido concebido como un disco sino más bien como un registro de lo que tocábamos. Pero el Tenemos punk rock, en cambio, sí se hizo pensando en que Pegotes podía entregar más de lo que habíamos dado hasta ese momento. Es un disco que marca ese cambio, de creer que teníamos una banda de verdad y que ya no éramos solamente un grupo de hueones que se juntaba a hacer música por hueviar no más y con cero proyección. Aquí dijimos: “la banda funciona, tiene llegada con la gente, es de verdad”.

Para hacer esta obra, dos personas importantísimas en la historia de la banda creyeron en nosotros: el primero, Manuel Guzmán, en ese entonces mánager de Machuca. Él vio a Pegotes y nos hicimos amigos. Nos propuso hacer una producción profesional. Y el segundo, Cristián Cáceres del sello Brutal Recordz y que ya había editado el primer cassette de Pegotes. Ellos nos pusieron todas las fichas y produjeron el disco.

Así, nos fuimos a grabar a Santiago. Fue una experiencia increíble. Imagínense el contraste: pasamos de grabar en la casa y el locutorio que nos conseguíamos acá (que era para hacer jingles radiales), a grabar en un estudio profesional con locos que tenían experiencia trabajando con bandas nacionales e internacionales. En ese minuto, para nosotros, el resultado fue alucinante.

Alucinamos en el estudio con las máquinas que había, alucinamos con los instrumentos con los que grabamos, todos conseguidos por el productor del disco, el amigo Manuel Guzmán. Alucinamos con todo. El problema fue que, como éramos provincianos, unos huasitos ahí en la capital, mirábamos con asombro todo lo que ocurría. Pero después con el tiempo, nos dimos cuenta que a la batería le faltó cariño, paila rockera, y corazón al hombre que mezcló el disco. La dejó muy metida atrás poh. Echábamos de menos esos golpes demoledores de Juancho. Pero bueno… Quedó escrita así la historia. Siempre quisimos remezclar, remasterizar ese disco y darle otra vuelta.

En total, grabamos el disco completo en tres días. Fue súper intenso, con mucha adrenalina. De hecho, la batería se grabó en un día. Los catorces temas… así de una, sin metrónomo. Una hueá impensada ahora, porque los bateros se toman su tiempo para que la cosa quede impeque. Pero acá tiempo era dinero y dinero no teníamos tanto. Teníamos puro corazón para hacer la pega. Al final, parece que resultó bien porque recibimos súper buenas críticas.

En lo personal, yo siento que la batería quedó al debe, pero las voces y las guitarras quedaron hermosas poh hueón. Le tenemos todo el cariño del mundo al disco.

Origen de los temas

El disco tiene un cover, que es Angel Fuck de los Misfits. Recuerdo vagamente que en ese tiempo no teníamos mucha onda de hacer covers, pero estaba esta canción que fue una de las últimas que entraron en el set. A mí me gustaba mucho la letra porque es como una declaración de principios de lo que es Pegotes. Pero era pura letra. No había música.

Me parece que en una tarde de escucha musical variada, tengo que haber escuchado este tema a la pasada y tengo que a ver dicho “chucha, el fraseo de la voz le calza al que le tengo a la canción”. Fue como pegarle la letra a la canción de los Misfits y listo. Se la mostré a los chiquillos y dijeron “está toda buena la weá, démosle”. Y así fue. No fue nada tan especial. Coincidió la métrica de la canción con la que yo tenía en mi mente y se cerró el tema. Y quedó bueno yo creo. Es una canción muy querida cuando la tocamos en vivo, así que yo creo que es aporte.

Hay dos canciones que yo no canto en este disco: Vuelta a casa y Tienes punk rock. Son temas del personaje que las canta, Claudio Zantana. Amigo, hermano y ex bajista fundador de Pegotes. Vuelta a casa, me gusta mucho porque es una canción muy emotiva y súper querida. El Claudio la escribió un año antes de grabarla, cuando estaba de visita en Estados Unidos, en la casa de su polola. Y en un aeropuerto, esperando por horas un vuelo y extrañándonos mucho, escribió esa canción, llorando casi… La canción fue hecha en un estado de nostalgia absoluta, extrañando de verdad. Se hizo rápidamente un himno de muchos porque es una canción humilde y sincera. Eso se transmitió bien al grabarla.

La otra canción es Tienes punk rock. Todo el mundo corea y canta siempre. Tiene una sencillez y pureza notable. Es otro tema hecho por este personaje. La historia es bien particular porque él la hizo en un momento de su vida en que estaba muy enojado. Y el rollo es que estaba enojado conmigo. Siempre tuvimos diferencias estéticas: a mí me gustaba blanco, a el negro. El quería quitar y yo quería agregar. Yo quería más guitarras y él quería darle más al bajo. Siempre era choque con él, pero en buena igual poh.

Por ahí en algún momento yo cometí un error: recibí un reconocimiento de parte del gobierno ¿cachai? Cuando Lagos fue Presidente. La cosa es que en el departamento de jóvenes de la Muni, donde teníamos amigos, se habían generado algunas oportunidades de pega territorial. Hicimos tocatas en poblaciones y a mover el rock en la ciudad y me propusieron para recibir un premio. En ese momento no lo cuestioné y dije… “puta, me puede servir pa encontrar pega después. Qué tanto”. No le dí mayor importancia. Pero claramente era un cagazo. Era muy contradictorio que anduviéramos cantando contra el gobierno y yo apareciera recibiendo un premio, poh hueón.

Y esa situación al hueón lo pudrió. Pero gracias a eso, con toda la rabia escribió esta canción. Él me ha dicho que no tengo pa’ que contar la historia. “Dejémoslo ahí en la anécdota“, me dice. Pero la hueá salió en la tele y la prensa. Y no me da vergüenza contarlo. Fue un cagazo de inmaduro, falta de experiencia. Pero se hizo así. Recibí un premio de Lagos y eso encabronó a este loco que terminó haciendo la canción más querida de Pegotes.

A pesar de eso, seguimos siendo amigos y hermanos. Y teníamos punk rock poh. Que era lo importante. Es cuática la historia pero esa es la verdad de la canción. Y es tremendo tema, le tenemos más cariño que la cresta.

Una foto del Chile de los 2000

En 1999, cuando compuse estas canciones, yo estudiaba psicología. Estábamos súper comprometidos con este cambio de la vuelta a la democracia. Me acuerdo que yo, siendo pendejísimo andaba hueviando en las protestas en los 80s para sacar a Pinocho. El Zantana, era hijo de marino. Funcionario de la Armada o marino mercante, con rango y todo. Y fue una pelea dura pa’ él contra su familia en términos ideológicos.

En temas como Algo pasa, Tienes punk rock, nos damos cuenta de que vivíamos en un país partido por la mitad… “dividido y torturado”, como cantamos. Hablamos de la llegada de Pinocho a Chile después de que estuvo preso en Inglaterra. Está también No quiero olvidar, la segunda canción, va al hueso con lo que me pasaba a mí. Era papá, tenía que encontrar pega y vivía en un país fracturado. Pal ‘73 mi papá tuvo que arrancar a Venezuela después del Golpe. Exonerado político. Nos dimos cuenta que a mucha gente se le partió la vida por la mitad po. La familia y eso está en el disco, expresado en esas canciones y en los discos posteriores también. Hay rabia, impotencia… y esa sensación de querer que esta hueá cambie. Si Pegotes es también ese dejo de esperanza. De que vivimos en una fiesta constante de querer cambiar las cosas.

Ya han pasado 20 años. El tiempo ha servido para madurar nuestro discurso. Como siempre, seguimos cantando con rabia, pero también tratando de crear consciencia en las generaciones más jóvenes. Y son los mismos los cabros jóvenes los que nos despertaron a todos el 18 de octubre de 2019. Muchos de ellos perdieron sus ojos por salir a la calle. En Pegotes está la conciencia de que si no tratai de hacer que el resto este mejor y no solo tú, estamos cagaos. Vamos a seguir perpetuando el modelo. Los que mandan eso esperan: que no nos reunamos, que no nos juntemos, que no nos miremos a la cara y que cada uno siga en su trinchera peleando por las luquitas y pegando codazos pa’ todos lados. Y eso es lo que intentamos revertir de la manera más simple, que son las canciones y dar el ejemplo con nuestros hijos.

“hacerle justicia al juancho”

Como decía anteriormente, siempre quisimos remasterizar este disco. Y ahora lo logramos. El miércoles 30 de diciembre vamos a presentar el Tenemos punk rock completito, en versión original y con algunos pequeños arreglos que hemos ido agregando con el tiempo en las presentaciones en vivo en estos 20 años. Y lo mejor es que ahora se le hace justicia al Juancho, que ahora grabó con su batería y que es un tremendo instrumento el que tiene. Nuestro ingeniero en sonido, es el mismo que ha hecho los últimos dos discos de Pegotes, el XXI y el No somos distintos, entonces conoce al revés y al derecho cómo le pega el Juancho a la batería. Y además es sonidista-baterista. Al final, creo que lo que mejor suena es la batería. El audio está de lujo. Y el video también, muy dinámico.

Nos repartirmos por toda la casa y así grabamos el disco. Eso está registrado y es lo que se va a mostrar. Hay una pequeña autoentrevista también. Esta vez, necesitamos que el evento sea con un aporte en dinero para financiar todo lo técnico que se hizo. Pusimos una entrada de tres lucas que se hace llegar en el portal EVENTRID. Hay un link en nuestras redes sociales donde se puede comprar la entrada. Inmediatamente van a recibir en el correo un link para ver el evento de forma privada y exclusiva este show.

Esperamos que harta gente lo vea. Miércoles 30 a las 21 horas. No se lo pierdan!!!

Comparte este artículo:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *